Checklist juridico de las .com (parte 2)

En la entrada de hoy vamos a terminar con la lista que comenzamos el otro dia de los detalles importantes al comenzar una dotcom.

2. Contratos comerciales

Contratos de links o hipervínculos.

Si bien la esencia de Internet es la existencia de links o hipervínculos entre sitios, no se repara completamente en que a veces el uso de esos links no es necesariamente libre, ya que se podría estar afectando derechos intelectuales de terceros y hasta incurriendo en competencia desleal.

Por ejemplo si el sitio utilizará únicamente frames, y todo el contenido será provisto a través de links, estaríamos frente a una utilización indebida de la producción intelectual de terceros, aunque no sería así cuando el link se limite a enlazar un sitio completo o un documento en especial.

Contratos de publicidad.

Dada la novedad y la poca historia de la publicidad en Internet, los acuerdos publicitarios que se establezcan entre anunciantes y sitios web deberán ser muy específicos, técnicos y claros, ya que comprobar su cumplimiento es bastante más difícil de probar, que mostrar un aviso publicado en un diario, revista o medio audiovisual tradicional.

3. Relación con empleados y terceros

empleadosA fin de mantener el resguardo de la información que empleados o proveedores obtengan de su relación con los propietarios de sitios, es recomendable suscribir cláusulas o convenios de confidencialidad que luego puedan ser opuestos a quienes utilicen en su provecho o deriven a terceros, información de su propiedad.

4. Marcas y nombres de dominio

Las marcas son signos o construcciones gráficas lo suficientemente originales que distinguen a productos y servicios de sus competidores frente al público. Tienen protección legal en todo el mundo, a través de tratados internacionales.

El nombre de dominio es el bien más importante de cualquier web site, ya que es su identificación frente al internauta.

Por eso antes de iniciar cualquier sitio web es necesario revisar la existencia de marcas registradas con el mismo nombre, a fin de evitarse problemas legales posteriores, como así también registrar nuestro nombre de dominio como marca.

Es ideal para cualquier operador de un Web Site, contemplar estos aspectos antes de comenzar su aventura en Internet, pero para aquellos que deciden lanzarse igual y solucionar las cuestiones a medida que se vayan planteando, debería actualizar la arquitectura legal de su sitio, a través de una auditoría legal de web site.

La auditoría proporcionará un informe con las recomendaciones a seguir para adaptar el Web Site, de tal forma que regule adecuadamente las relaciones usuario-proveedor y proteja igualmente la actividad económica desarrollada y por consiguiente, la inversión realizada.

Anuncios